tapiales

martes, octubre 03, 2006

Como Repeler la Contraofensiva del Proceso

Como Repeler la Contraofensiva del Proceso Con la anulación de las leyes del Perdón (Obediencia Debida y Punto Final) y la reiniciación de los juicios a los Terroristas de Estado se ha experimentado en el país otra nueva ofensiva destinada a boicotear dichos juicios. Esta ofensiva se ha materializado hasta el presente mediante amenazas a jueces, testigos y víctimas del terrorismo de estado, alcanzando su cenit con el secuestro del ex Desaparecido Jorge Julio López. Sin embargo, la contraofensiva presente y la que se experimentó durante el gobierno de Alfonsín ofrecen diferencias cualitativamente substanciales. A diferencia del gobierno de Alfonsín, en oportunidad del aciago evento de Semana Santa, el actual gobierno K se halla bajo un creciente proceso de aislamiento y falta de credibilidad, provocado por sus propios errores políticos, al no garantizar entre otras cosas la seguridad de los involucrados en los juicios. ¿Cómo hacer para desde una posición de debilidad política y creciente aislamiento repeler la provocación montada a escala nacional por los elementos aún vinculados con el Terrorismo de Estado? La historia nos enseña que de situaciones de crisis como la presente se remonta no sólo con medidas policiales que detecten y eliminen a dichos elementos, sino esencialmente mediante instrumentos políticos. ¿Cómo hacer entonces para revertir el suicida proceso de aislamiento político grotescamente ensayado desde las esferas del poder? La historia también nos recuerda que de estas críticas situaciones de debilidad se puede salir sólo mediante estrategias que contemplen una profunda autocrítica, dirigida a replantear las políticas de alianzas hasta hoy ensayadas, así como las políticas de reformas a cumplir en el plano institucional. ¿Qué medidas se debería imponer el gobierno para lograr estos objetivos? En principio, el gobierno tendría que suspender toda iniciativa dirigida a enajenar la oposición democrática, tales como la manipulación presupuestaria destinada a piratear elementos procedentes de las filas opositoras, toda política dedicada a debilitar la vida parlamentaria y la independencia de la justicia, y toda política diagramada para alimentar la construcción de elementos aduladores del poder de turno. Paralelamente, el gobierno debería ensayar una política de democratización de las instituciones de la cultura, la economía, los medios masivos, la diplomacia, la seguridad y la vida social, que ahuyente el miedo a opinar, discutir y actuar. Esta política democratizadora tendría que ser debatida en los órganos parlamentarios y alcanzar su concreción en proyectos de leyes cuya reglamentación sería impostergable implementar. ¿En que tendrían que consistir estas políticas democratizadoras de las instituciones y cuáles deberían ser las medidas concretas a instrumentar? Estimamos que en el diseño de todas las instituciones mencionadas se necesitaría acentuar la participación democrática en las instancias deliberativas, evaluadoras y ejecutivas de escalas y niveles de representación y autoridad cada vez más inferiores y subalternos, de forma tal de romper la monopolización oligárquica de las mismas. Estas políticas permitirían ampliar los espacios de reclutamiento, selección y promoción de sus cuadros de manera tal que dichas instituciones se verían crecientemente oxigenadas. Y esta oxigenación de las instituciones sería observada como una política desprovista de todo interés mezquino y oportunista, y ayudaría a elevar la autoestima del pueblo y la imagen pública del actual gobierno. Ateneo Radical “Callao 11”-Secr.Gral.: José González Ledo-Eduardo R. Saguier-Juan José Rosenberg

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home