tapiales

viernes, septiembre 15, 2006

Trenzas y Mafias en la Ciencia Argentina (2005)

Trenzas, Logias y Mafias en la Ciencia Argentina (3-IX-2005) Amén de abundar en el galimatías de la cientometría, el Dr. Luis Quesada (LQ) manifiesta su incredulidad en que "no es tan fácil conocer quien se encuadra en las divisiones" de Rolando Quirós (RQ) denominadas "trenzas, logias y mafias disfrazadas de ciencia". Inmediatamente LQ afirma taxativamente que entre la "gente que NO hace ciencia de calidad" existen "mafias disfrazadas de ciencia verdaderas organizaciones que rozan lo delincuencial y a veces son delincuenciales derecho viejo". Si esto es así, como lo plantea LQ, me pregunto: 1) ¿Ha identificado alguna vez el Dr. LQ lo que califica como organizaciones delincuenciales en el seno de la ciencia argentina? 2) En el supuesto caso que haya identificado dichos nichos criminales ¿ha producido alguna vez la correspondiente denuncia? Formulo estos interrogantes porque entiendo que es muy fácil y gratuito divagar en abstracto acerca de conductas delincuenciales reales o potenciales de individuos o instituciones ignotos a quienes no se identifica con nombre y apellido y muy otra la de marcarlas a fuego con pelos y señales. Recientemente, LQ se manifestó contra un colega suyo que fue expulsado de su Facultad por acumular ilegalmente un par de Dedicaciones Exclusivas, y que paradójicamente fue defendido por la Lic. Cristina Ibarra y la Asociación Gremial Docente (AGD). Pero no se ha escuchado que el Dr. LQ se haya manifestado con igual tenor acerca de conducciones e instituciones tanto o más delincuenciales y por cierto más poderosas que el Profesor de marras. Claro está, reconocemos que denunciar instituciones y jerarquías es más riesgoso, y puede acarrear con seguridad costos lacerantes, tales como querellas por injurias y calumnias, rechazos de ascensos e Informes, ninguneo editorial, negación de subsidios, premios y categorizaciones, boicot corporativo, etc. Pues bien, nadie le exige a LQ conductas heroicas que pongan en peligro los subsidios de la Fundacion Luis Leloir, ex Campomar, ni tampoco que se incinere a lo bonzo. Pero se le puede pedir algo mucho más modesto ¿se ha solidarizado alguna vez LQ con aquellos que han sufrido persecucion académica por el tenor de sus posiciones críticas? ¿se ha solidarizado LQ con la situación que padece RQ, a quien se le ha rechazado su Informe en el CONICET, pendiendo sobre su cabeza la Espada de Damocles de un segundo rechazo y el ostracismo definitivo del seno de dicha institución? Digo todo esto porque amén de trenzas, logias y mafias, vengo a detectar también en las filas de la ciencia argentina un alto grado de hipocresía, egoismo, indiferencia moral, silencio cómplice y oportunismo venal. Mucho más grave que las conductas delincuenciales es el clima reinante de amedrentamiento generalizado que rige en la ciencia argentina, donde pocos o nadie quieren hablar, o critican solo la ausencia de objetos innocuos (tizas y enchufes), y guardan sus juicios y pareceres para las calendas griegas, para cuando venga el destape, que tarde o temprano ocurrirá; cuando esos que hoy guardan silencio o simulan protestar, serán seguramente entonces los primeros que bajo pretextos sectarios o ideologicos atropellarán con codos y hombros a quienes como RQ supieron dar la cara en tiempos de niebla. Finalmente, ese clima de amedrentamiento y chantaje institucional está propiciado por individuos de carne y hueso, identificables con nombre y apellido; y también, lo que es mucho más nocivo, por estructuras jurídicas, procedimentales, electorales y reglamentarias que lo hacen posible, y que pocos o nadie quieren identificar y cambiar, condenando así nuestro mundo académico a un permanente vegetar por fuera de la sociedad del conocimiento que nunca supimos conseguir. Cordialmente, Eduardo R. Saguier e-mail: saguiere@ssdnet.com.ar http://www.er-saguier.org Fuente: Argentina Indymedia-3-IX-2005

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home