tapiales

sábado, septiembre 02, 2006

Sembrarás Sospechas y Verás Verdades (2006)

Sembrarás Sospechas y Cosecharás Verdades (2006) Es Vd. Dr. Hugo Scolnik y es Luis Quesada-Allue los que reiteradamente y en forma deshonesta han venido poniendo en duda mi pasado político, y es Vd. el que contraponiéndose a mi persona y alterando el rol que un moderador de Lista [Pol-Cien] debe guardar toleró los agravios del Dr. Lazzarich y a su vez se vanaglorió de su propio exilio. Yo no me jacto de nada. Simplemente exhibo algunos documentos que a duras penas pude conservar. Y Vd. se queja porque --para desvirtuar las sospechas que sembró acerca de mi persona-- ahora yo muestre algunas de mis cicatrices a los colisteros que no me conocen y que puede que hayan creido en las dudas por ustedes derramadas. ¿Que hicieron Vd, Quesada, Diuk y Lazzarich en ese entonces en defensa de la Democracia?. Yo nunca los ví. Pero puede ser que me equivoque, pues en aquellos tiempos había muchos sacrificados militantes que actuaban en la clandestinidad. Si quieren, ahora pueden mostrar o contar sus cicatrices. Pepe Nun también hace gárgaras de su exilio, pero él integraba el Comité Editorial de los Cuadernos de Pasado y Presente, serie 2, no1, de agosto de 1973, donde en el documento titulado "La Larga Marcha al Socialismo en la Argentina" elogiaba y alentaba a la JP & Cia. Pero cuando sonó el primer tiro, Nun fue el primero en tomar el avion a Canadá, donde merced a su curriculum enseguida consiguió trabajo. Por el contrario, los giles, que no tenían curriculum y ni siquiera diploma, porque militaban o fueron expulsados de las universidades, no podían conseguir ni una miserable beca, y su único destino previsible era ser "carne de cañón". Francisco Delich, que en ese entonces manejaba CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales), repartía las becas externas entre sus amigos y sus socios de la Orga, y no tenía lugar para un "burguesito" Radical. Durante esos años de la primavera Camporista, hasta la Intervención de Ottalagano (1974), en el cuerpo docente de la UBA existían dos listas, la Lista A y la B. La Lista A cobraba y los de la Lista B sólo figuraban ad-honorem. A mi me ofrecieron una Ayudantía de 2a, pero en la Lista B. Por cierto la rechazé. Estas cosas, como las que también relató sobrecogedoramente Diana Maffia, no se cuentan y se ocultan. La historia argentina está llena de Capitanes Pelaya, que embarcaban a incautos pero se quedaban en la playa. No estoy diciendo que Vd. Dr. Scolnik fuera un Capitan Pelaya, porque no me consta, no le conozco su pasado, y no tengo derecho a levantar sospechas acerca del pasado de nadie. Pero Vd. debe reconocer que el haber tenido la suerte de salir al exilio, aunque duro, no es garantía de ningún comportamiento político democrático. Yo también fui exiliado, y cuando se me vencio la beca tuvimos mi mujer y yo que mendigar comida en las iglesias y trabajar como obreros ilegales, pero aún así me costaba enarbolar la condición de exilado porque frente a la tragedia que se vivía en Argentina, me consideraba un verdadero afortunado. Eduardo R. Saguier e-mail: saguiere@ssdnet.com.ar http://www.er-saguier.org Fuente: Pol-Cien--1-IX-2006

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home