tapiales

sábado, septiembre 16, 2006

La Nomenklatura Científica Argentina (2003)

La nomenclatura científico-argentina (2003) El accionar de la nomenclatura científico-argentina, que hoy -con motivo de la toma del Rectorado por los estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales- se rasga las vestiduras en defensa de la "democracia universitaria" y del Rector Jaim Etcheverry, ha venido provocando en estos largos treinta (30) años, desde el primer retorno a la democracia en 1973 hasta el presente, agravios sin fin : personales, colectivos, institucionales, ideológicos y materiales, hasta hoy impunes. Por ese motivo, urge identificar como se desempeñaron y quienes son los integrantes de la citada Nomenclatura, pues ella se ha ramificado y multiplicado como un cáncer maligno en todo el espectro de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y del organigrama académico y universitario argentino. Que nadie se llame a engaño y piense que dieciséis (16) años de Shuberofismo fueron factibles sin la colaboración, el cinismo y la hipocresía de esa misma Nomenclatura, incluído el actual Rector y gran parte del Consejo Superior y de los integrantes de los Consejos Directivos y Juntas Departamentales de las diversas Facultades. Por razones obvias no podemos conocer las penurias de otras Facultades, pero si las que padeció la de Filosofía y Letras, caso que sin duda no es el único. Como olvidar las practicas entristas en el Departamento de Historia del antiguo Stalinista y luego Althusseriano Enrique Tandeter, bajo el Decanato de Adriana Puiggros y el Rectorado de su padre Rodolfo Puiggros, donde regían listas segregadas de profesores, mecanismo mediante el cual se discriminaba ideológica y políticamente a la docencia. En la primera, la Lista A, que era la que estaba privilegiadamente asalariada, se encontraban gran parte de los actuales firmantes de la Solicitada en Defensa del Rector y la "democracia universitaria". En la otra Lista, la B, en la que sobrevivían como parias todos los ad-honorem, figuraban los que pertenecían a la entonces vituperada "democracia burguesa", compuesta por socialistas, radicales, comunistas, anarquistas, trotskistas, maoístas, conservadores liberales, etc., que por otro lado eran quienes realmente habían sufrido y resistido al Onganiato. Producida la genocida estampida, que arranca con la Intervención Otalagano en 1974, salvo las honrosas excepciones de aquellos que fueron arrestados, "chupados" y/o "desaparecidos", estos Caballeros de la Solicitada en Defensa del Rector y la "democracia universitaria" fueron los primeros en "exilarse", y también los primeros en retornar antes de 1984, arropados esta vez como demócratas y reformistas de la primera hora para practicar así el nuevo entrismo, ahora en las filas del Radicalismo. Claro que, como en el serpentario, habían dejado atrás la apolillada indumentaria Althusseriana y lucían ahora un oportuno y gatopardo ropaje Habermasiano (ver libro de Daniel Campione). Sin embargo, para ese entonces esta Nomenclatura había logrado mutar todo el vestuario menos sus mañas facciosas. Lo primero que hicieron fue monopolizar el control del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) para lo cual se sirvieron del Secretario de la Presidencia, el francés Roulet -que no podía con su asma- para luego dedicarse a controlar los concursos de cátedras, los Departamentos y las arcas de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UBA (UBACYT), redactando inconstitucionales Reglamentos de Concursos, dibujando jurados ad usum, y distribuyéndose las dedicaciones, los viáticos y los subsidios de investigación a manos llenas, incluso desde las mismas oficinas privadas del CEDES-CISEA-PEHESA. También tomaron por asalto las arcas de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Nación (SECYT) porque su primer acto académico publico fue orquestar -bajo la dirección de Hilda Sabato- el Premio Bernardo Houssay, mediante el cual se repartieron cada uno la módica suma de U$S 10.000 dólares, utilizando para ello los buenos servicios del entonces Director del CISEA Jorge Schvarzer (ex Víctor Testa), que oficio de Jurado "imparcial". Una vez que controlaron las "colinas estratégicas", estos pulcros, altruistas y bilingües Mandarines se dedicaron a justificar la "obediencia debida" y el Punto Final (Osvaldo Guariglia), y a armar una red político-académica destinada a perpetuarse, por encima de los transitorios avatares de la periodicidad electoral republicana. Para ello se sirvieron esta vez de los buenos y costosos oficios del Secretario de Ciencia y Técnica de la Nación Lic. Juan Carlos Del Bello, quien había sido oportunamente reciclado en las oficinas del CISEA, luego de su exilio Costarricense, localidad donde había frecuentado a los jerarcas del Banco Mundial. Merced a sus onerosos servicios, los colegas de la Solicitada en Defensa del Rector y de la "democracia universitaria", esgrimiendo su pasado Camporista, hicieron esta vez entrismo en las filas Menemistas, ocupando sigilosamente cargos confidenciales en los Comités de Pares de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCYT), del Fondo de Mejoramiento de la Calidad de la Educación Superior (FOMEC), y del Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU), y usufructuando de cuanto subsidio, premio, viático, asesoria, consultoria e incentivo -categorización mediante- fue posible (Julio Neffa lleva el Guiness). Agotada la ubre Bancomundialista, y quebrada la Fundación Banco Patricios (Spolsky), esta Nomenclatura reapareció rediviva -luego de haber justificado el Pacto de Olivos- en las filas de la Alianza, donde poco pudieron depredar pues ya el alumnado de Filosofía y Letras, harto de sus desafueros, los escracho públicamente. Este popular repudio fue inmortalizado en un celebre mural, exhibido en la Facultad de Filosofía y Letras, cuyo principal retratado fue un Comité Evaluador Externo, financiado por el FOMEC (BID), grotescamente encabezado por un celebre profesor de Berkeley, que durante el Proceso había guardado un pusilánime silencio (con el cual preservo el pasaporte con que periódicamente visitaba a sus discípulos del nunca molestado CEDES-CISEA-PEHESA). Finalmente, según las ultimas informaciones de Radio Pasillo, parece que algunos de los mas encumbrados colegas de la Solicitada en Defensa del Rector y de la "democracia universitaria" han encontrado hospedaje en las universidades-chatarra del conurbano bonaerense, en especial en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), la fundada por el ahora procesado Antonio Libonati (socio de Luis Barrionuevo), y bajo la tutela de José "Pepe" Nun y Marcelo Cavarozzi y de los recursos mal habidos del Grupo Vila están ensayando un nuevo entrismo, esta vez en las filas del ARI, pero arropados bajo un metamorfoseado atuendo Deleuziano, apostando así nuevamente al monopolio de la inteligencia argentina y de la "democracia universitaria". Cabria entonces preguntarse, si existe alguna relación vinculante entre este breve relato puntual, que identifica a algunos de los muchos que han participado en la destrucción de las Facultades de Filosofía y Letras y de Ciencias Sociales, y aquellos otros pertenecientes a otras Facultades y otras Universidades, que también han contribuido a devastar la educación superior argentina. Eduardo R. Saguier e-mail: saguiere@ssdnet.com.ar http://www.er-saguier.org Fuente: Pol-Cien y Correo de la Diáspora

1 Comments:

At 11/27/2006 01:03:00 a.m., Blogger PROFESOR COCCA said...

AMOS JUAN COMENIUS
PAULO FREIRE
PROFESOR EDUARDO MARCELO COCCA jpg

Titulo
El Profesor Universitario
Autor
Eduardo Marcelo Cocca
Resumen
Debemos tener en claro, si queremos una educación universitaria artesanal, amateur, o una educación en manos de verdaderos profesionales de hecho y de derecho, como corresponde y nos merecemos, y sobre todo en un país en serio, donde debe reinar por encima de todo el Estado de Derecho, al todos debemos propender para que su ejercicio, no sea una expresión de deseos, sino una realidad, a la que todos sin ninguna duda aspiramos.
Lo habitual, tanto en universidades publicas como privadas y con la anuencia de sus autoridades, los Profesores Universitarios, son solamente de hecho, detentan una carrera de grado y tanto ellos como las autoridades, consideran suficiente merito para habilitarlos como profesores, en abierta contradicción con las leyes que regulan el ejercicio de la profesión, L.E.S. Art.. 36, Código Penal, etc.
Palabras claves
Usurpación de Titulo, Profesor Universitario, Estado de Derecho
Fecha de envío
24/11/06
Fecha de recepción
24/11/06
Introducción
Desde un punto de vista estrictamente jurídico estamos frente a una flagrante violación de la ley, delitos penales incluidos, creo que no es necesario recordar que todo ciudadano tiene obligación de conocer la ley, ni que decir si se trata de letrados.
Desgraciada y alegremente tanto participes necesarios, como autoridades que nombran en estos puestos, están incursas en el delito, recordar el CP, cuando nos dice aquel que designe a alguien sin titulo suficiente, podemos cerrar los ojos o mirar para otro lado, tal como hemos hecho hasta ahora,pero después nonos quejemos de los resultados o busquemos chivos expiatorios en la escuela secundaria, cuando el verdadero problema, núcleo de esta cuestión es la universidad misma, que claro, manejada por amateurs y no verdaderos profesionales, titulados los resultados no pueden ser otros que los que se exhiben, lamentablemente.
Desarrollo
El Estado Nacional, a través del Ministerio de Educación otorga como corresponde, autorización a diferentes universidades publicas y privadas, el permiso para el post- grado de Profesor Universitario y posterior otorgamiento del titulo correspondiente, luego de cursada y aprobada la curricula especifica de la carrera.
Ahora bien, la gran mayoría de los profesionales que ejercen como docentes universitarios, salvo raras excepciones, carecen del titulo de Profesor Universitario.
El Profesor Universitario, cuando esta en clase frente al alumnado, no esta en calidad de abogado, juez, medico, ingeniero, etc., sino cumpliendo la función y desempeñando el rol de Profesor Universitario, y para lo cual y se cae de maduro que su carrera de grado no es suficiente para el ejercicio profesional como Profesor Universitario, tal como lo marca el sentido común y las regulaciones de las leyes.
Prima facie, estos profesionales, sin titulo de Profesor Universitario, estarían alcanzados por el Art.. 246.- inc.1.-Usurpación de Títulos.-del Código Penal, que dice:el que ejerciera o asumiere funciones publicas sin titulo.- Art., 247.- Según ley 24527.- Usurpación de Títulos,- Código Penal.- que dice: el que ejerciere actos propios de una profesión......, sin poseer titulo...... y luego dice: el que se arrogare grados académicos, títulos profesionales u honores que no le correspondieren.
La ley de Educación Superior N* 24521, Art.. 36, nos dice: los docentes de todas las categorías deberán poseer titulo universitario de igual o superior nivel a aquel en el cual ejercen la docencia.........,o sea que si ejercen como Profesor Universitario, tal como taxativamente lo marca la ley, deberán tener titulo de Profesor Universitario, además del titulo de la carrera de grado que lo habilita en la especialidad.
Las universidades otorgan el titulo de Profesor Titular, Asociado, Adjunto o Jefe de Trabajos Prácticos. Le recuerdo aunque parezca una verdad de Perogrullo, para acceder al titulo de Profesor Universitario, hay que cursar y aprobar una determinada curricula. La ley de Educación Superior, que la que norma, contiene y da marco legal a las universidades, ni aun en el párrafo referido a la autonomía universitaria, no dice en ninguna parte que estas puedan nombrar a cualquier profesional con titulo insuficiente como Profesor Universitario.
Desde el punto de vista del Derecho, supongamos que alguien que ejerce la profesión de Abogado, pero no sabe que es el Código Civil, ni quien fue Vélez Sarsfield, con toda seguridad ningún letrado aceptaría esta situación,sin embargo la mayoría de los Profesores Universitarios ( de hecho ), no saben quien fue Amos Comenius, ni que decir de su " Didáctica Magna ", o incluso mas en nuestros días, el colega Abogado y Pedagogo Paulo Freire, quizás el mas importante en la historia de la educación latinoamericana, con su celebre texto " La Pedagogía del Oprimido ".
El Profesor Universitario, tiene la obligación de conocer, perfecta y profundamente, las corrientes didácticas imperantes, para que de acuerdo con su leal saber y entender, y luego de todos los análisis pertinentes, se enrolaren en la corriente conductista, humanista, constructivista o mixta, o incluso alguna elaboración personal basada en conocimientos que los especialistas elaboraran día a día, para aquellos a los que de verdad nos importa la educación universitaria abrevemos.
Lo mismo sucede con cual es la metodología de enseñanza, que aplicaremos con el alumnado, será lineal, concéntrica o espiralada, el manejo de cualquiera de estas técnicas, debe ser algo tan habitual para el verdadero profesional, que cumple el rol de Profesor Universitario, como el hablar o escribir para cualquiera de nosotros.
Lo expuesto hasta aca, no llega a ser ni la punta del iceberg
Entonces señores de una vez `por todas a llegado el momento de ponernos los pantalones largos, y que asumamos como no puede ser de otra manera, que no se puede ejercer una profesión, ni ser un profesional de la misma sin titulo habilitarte.
Como colofón y para dejar palmariamente demostrado todo lo expuesto hasta aquí, digamos que todos los meses cobramos una limosna, a la que las universidades llaman sueldos, y las remuneraciones son en concepto de Profesor auxiliar, jtp, adjunto, asociado o titular, insisto a cualquiera de estas categorías llegaron por una varita mágica que los designo inmerecidamente contra de todas las leyes del sector incluso reitero el Código Penal, que en este caso no cumple su función preventiva como debería y todos estamos esperando el irrestricto cumplimiento de la norma
Conclusión
Seria deseable, que las autoridades competentes y dando un plazo de 24 o 36
meses, para que los actuales Profesores Universitarios de hecho, se conviertan en Profesores Universitarios de Hecho y de derecho, para orgullo propio y de toda la comunidad educativa.
Temas a debatir
Profesores Universitarios de hecho o de hecho y de Derecho
Profesores Universitarios Profesionales de la educación o amateurs de la educación universitaria
Bibliografia
Ley de Educacion Superior Nro. 24521
Codigo Penal Argentino

--
Posted by PROFESOR COCCA to PROFESOR COCCA at 11/25/2006 12:19:00 PM

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home