tapiales

viernes, septiembre 01, 2006

Incidente-Entierro Gral Ossorio Arana (1967)

Ossorio Arana: Numeroso Público en las Exequias. Un Incidente (El Mundo, viernes 8 de diciembre de 1967, p.6, columnas 1 a 3) En el cementerio de la Recoleta tuvo lugar ayer el sepelio de los restos del teniente general Arturo Osorio Arana. Militares en ejercicio y en retiro, así como un público numeroso asistieron al acto, que se prolongó aproximadamente dos horas y media. Al iniciar el Teniente General Mario Fonseca la serie de discursos de despedida que se pronunciaron se produjo un incidente, que fue sofocado en escasos minutos. El cortejo fúnebre llegó a la Recoleta a las 10.30. Una cureña ubicada en un carrier transportaba el féretro, sobre el que habían sido colocados la bandera nacional, la gorra, el sable y las insignias de la jerarquía del extinto. Un toque de clarín señaló la llegada de los despojos mortales, que recibieron honores militares de tres compañías con bandera y banda del Regimiento 1 de Patricios. Su traslado hasta la Iglesia del Pilar fue acompañado por los sones de la Marcha Fúnebre, de Chopin, en tanto se efectuaban las salvas reglamentarias. Una vez en el peristilo del cementerio, los restos del Teniente General Osorio Arana fueron despedidos por el General Mario Fonseca, en nombre del ejército; del almirante Isaac Rojas, en representación del gobierno de la Revolución Libertadora; del mayor Ovidio Trípodi; general Toranzo Montero; general Labayru; contra-almirante Robbino, brigadier Landaburu, profesor Américo Ghioldi y otros oradores. El Incidente A poco de comenzar a hablar el general Fonseca, jefe de la Policía Federal, se escucharon dos expresiones pronunciadas en alta voz, que lo interrumpieron brevemente y causaron inquietud entre los circunstantes: “¡Usted no puede hablar para despedir a un hombre democrático!”, fue una de ellas. Y la otra, “¡Primero pida perdón por la muerte del estudiante Pampillón!” Inmediatamente intervino la policía, que procedió a efectuar tres detenciones, en medio del desconcierto de los presentes, que tardaron unos instantes en retomar la calma. Una vez lograda, el acto prosiguió sin otros contratiempos. Autoridades de la seccional 19ª informaron posteriormente que los detenidos eran el doctor Hipólito Solari Irigoyen, de 30 años; el estudiante Eduardo Saguier, de 24; y Luis Macías, de 18, a quienes se les instruye proceso por alteración del orden público. Fuente: El Mundo, viernes 8 de diciembre de 1967, p.6, columnas 1 a 3)

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home