tapiales

lunes, septiembre 25, 2006

Caravana de la Muerte en Filosofía y Letras (UBA)-1976

Caravana de la Muerte en Filosofía y Letras y Desaparecidos de Exactas (UBA-Argentina) La larga y fría lista alfabética de Desaparecidos de Exactas (UBA) y sus respectivos retratos fotográficos que se exhibe en el Playón central de la Facultad ¿no merece acaso por parte de los colegas que los conocieron y sobrevivieron algún comentario biográfico extra, que de vida, carne y hueso a cada uno de ellos? Cuando fui el 24 de marzo pasado (2006) al Homenaje que se les brindó en el Salón de Actos de la Facultad, luego de haber asistido al homenaje a Dante Guede en el CONICET, me puse a observar detenidamente dicho listado y pensé para mis adentros: ¿Cuáles habrán sido las desoladas circunstancias por las cuales cada uno de ellos fue "chupado" y perdió en ello la vida? ¿Cuál era su vínculo individual y personal con Exactas? ¿Qué es lo que cada uno de ellos estudiaba y hasta donde habían llevado sus respectivas carreras universitarias? ¿Fueron ellos sacrificados o delatados como simple "carne de cañón" o había detrás de cada uno una larga o corta lucha librada dentro o fuera de la Facultad? ¿Luego de la Intervención Ottalagano en la UBA (que correspondia a la Mision Ivanissevich en el Ministerio de Educacion) seguían frecuentando la Facultad o dejaron de frecuentarla? ¿Pudieron haberse exiliado o no lo hicieron porque no pudieron o porque fueron abandonados, o porque tenían detrás un mandato de su conciencia que les impedia optar por ella y les ordenaba seguir dando batalla? Los mismos interrogantes se me ocurrieron al visitar dicho día el Playón-vestíbulo de la Facultad de Arquitectura, cuyo mural por su tamaño es aún más impactante que el de Exactas, lo cual me sugirió que probablemente entre los Desaparecidos de Exactas y los de Arquitectura hayan existido acendrados vínculos producto de la estrecha vecindad geográfica que los unía en Ciudad Universitaria. Recuerdo eso sí a algunos de los Desaparecidos de Filosofía y Letras, pues a la salida del Archivo General de la Nacion (AGN) --donde concurria a diario como usuario-- antes de la Intervención de Ottalagano, solía ir tambien al Clínicas –lugar en el que ponía mi mesa de Franja Morada. En este estrecho espacio de la entrada del Clinicas (calle Junin hoy Plaza Houssay) estaban las mesas de todas las distintas agrupaciones, entre las cuales se encontraba la correspondiente a la Juventud Universitaria Peronista (JUP), y entre cuyos cuadros figuraba el hermano menor del Diputado Nacional Bettanin, a quienes saludaba friamente pero con quienes no cruzaba palabra alguna porque así me lo dictaba un código no escrito. Una tarde del año 1976, cuya fecha exacta no recuerdo, al salir del AGN camino a casa por la peatonal Florida, al llegar a la calle Marcelo T. de Alvear, vi entrar como borbotón a una docena de jóvenes, de edad menor que la mía, cuyos rostros pálidos, ojerosos y demacrados, cual si fueran fantasmas escapados de un cuadro de Goya, correspondían a los que yo solía ver en la puerta del Clínicas. Los miré, ellos me miraron, y una voz secreta me ordenó no saludarlos. Parece que estaban cautivos en no sé cual Campo de Concentración, desde donde los sacaban a pasear como señuelo para detectar contactos. En homenaje a Bettanin y sus compañeros debo señalar que ellos me vieron y me miraron pero que no hicieron saludo alguno que pudiera comprometerme. Décadas después de dicha macabra caravana de muerte que pudo haberme costado la vida les guardo siempre el reconocimiento a su solidaridad y dignidad personal. Son estos unos recuerdos e interrogantes sumamente pateticos e ingenuos, y probablemente cobardes, de alguien que si bien conoció a los Desaparecidos de Filosofia y Letras, no fue asi con los de Exactas, pero que no pudo dejar de sobrecogerse al leer detenidamente cada uno de sus nombres en los murales de Ciudad Universitaria. Eduardo R. Saguier Investigador del CONICET saguiere@ssdnet.com.ar

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home