tapiales

jueves, agosto 31, 2006

Megacorrupción en Filas del CONICET (2005)

Megacorrupción en las Filas del CONICET Buenos Aires, lunes 14 de marzo de 2005 Sr. Presidente del CONICET Dr. Eduardo H. Charreau Ref.: Denuncias de Corrupción De mi consideración: A los efectos de abundar sobre denuncias de corrupción en la institución que Vd. preside tengo el deber de dirigirme a su persona a los efectos de formularle una serie de interrogantes: 1) ¿Si es cierto que en el organismo que Vd. preside existe un número indeterminado de Investigadores –algunos de ellos encumbrados por el Directorio en las Comisiones Asesoras y acumulando dedicaciones exclusivas en las Universidades-- que cuando sus investigaciones resultan adquirir una rentabilidad económica retienen para sí el fruto total de la misma? 2) ¿Si es cierto que con los fondos del PID y con la colaboración desinteresada de estudiantes de universidades públicas, Investigadores del CONICET han hecho investigaciones geológicas en diversas provincias de Cuyo y de la Patagonia? 3) ¿Si es cierto que algunos de estos Investigadores geólogos, que son Investigadores del CONICET, han constituido empresas mineras titulares de cateos (con contenidos en platino, paladio, rhenio, rhodio y oro) en una provincia de Cuyo, las cuales incluyen los mismos yacimientos geológicos explorados con los fondos del PID, que anteriormente pertenecieron a Fabricaciones Militares, y que en el mercado se cotizan en decenas de millones de dólares? 4) ¿Si es cierto que con los equipos adquiridos y con los mapas relevados con fondos del BID-CONICET se han realizado trabajos privados en Neuquén, La Pampa y Río Negro? 5) ¿Si es cierto que el CONICET no ha recibido reconocimiento alguno, material ni moral, por su participación en dichas exploraciones e investigaciones, y lo que es aun peor sus autoridades no hayan producido las demandas legales de rigor? 6) ¿Si es cierto que en su organismo se han formulado diversas denuncias al respecto, las cuales habrían dado lugar a la instrucción de sumarios, con sus respectivas ratificaciones y declaraciones testimoniales, pero que las mismas se mantienen bajo una reserva absoluta sin que la opinión pública universitaria y científica pueda tener acceso a las mismas? 7) ¿Si es cierto que este patético estado de cosas se ha extendido a otras disciplinas tales como la arqueología, la antropología física, la bioquímica y la paleontología sin que el organismo a su cargo haya tomado cartas en la cuestion? Cordialmente, Eduardo R. Saguier e-mail: saguiere@ssdnet.com.ar http://www.er-saguier.org/

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home