tapiales

miércoles, agosto 30, 2006

Marcha contra el Punto Final (XII-1986)

Duras críticas en la Marcha (La Razón-5-XII-1986) por Rubén Furman “Alfonsín podrá poner muchos puntos finales pero el pueblo, ése que no tiene trabajo y al que se pide que apriete el cinturón, no quiere perdonar porque perdonar es divino y a Astiz lo tienen que condenar los hombres”. Con el gesto y la frase rotundos, Hebe de Bonafini creó ayer acaso el momento de mayor entusiasmo de la sexta Marcha de la Resistencia convocada por las Madres de la Plaza de Mayo en rechazo al proyecto oficial de “punto final”, que hoy dará a conocer el Presidente. La titular del organismo de derechos humanos cerró con su duro discurso contra la actitud oficial las 24 horas de desfile ininterrumpido frente a la Casa de Gobierno, que en su momento culminante llegó a congregar a algo más de diez mil personas. La demostración contó con la adhesión de partidos políticos opositores y organizaciones sindicales, y ayer por la tarde se le sumó brevemente el titular de la CGT, Saúl Ubaldini, junto a otros integrantes de la cúpula sindical. También circularon por la demostración los dirigentes Carlos Grosso y Nilda Garréc (peronistas), los intransigentes Néstor Vicente y Miguel Monserrat, el comunista Fernando Nadra, el socialista Luis Zamora y el democristiano Augusto Conte. Pese a las adhesiones –entre las que se leyó la de los dirigentes radicales Eduardo Saguier y Juan José Rosenberg--, los contingentes presentes más numerosos e identificados correspondieron al Movimiento al Socialismo, a los partidos Comunista y al Peronismo Revolucionario. “Aunque lo quieran imponer de prepo, como lo hacen muchas veces, las Madres no aceptaremos nunca el punto final”, dijo Bonafini, quien arrancó una adhesión al explicar la consigna con que había sido convocada la demostración: “Basta de Milicos”. La oradora reclamó “basta de prepotencia, basta de tortura, basta de muerte, basta de represores en las embajadas y como asesores del gobierno”. “Algunos dicen que hacemos política, como si esa fuera una mala palabra”, señaló en otro momento de su alocución, para señalar: “Malas palabras son ellos, porque son unos puercos políticos”. La presidenta de las Madres pidió también a los jóvenes presentes –preminentes en la concentración—que “luchen por un lugar en sus partidos, porque nos falta esa clase dirigente que las dictaduras secuestraron”. “Seguramente porque viene el Papa –dijo en otro momento—Alfonsín se cree con poderes sobrenaturales y quiere imponer el proyecto”, de limitación de los plazos de denuncia a militares que actuaron en la represión ilegal. Del acto final participaron también representantes de madres de desaparecidos políticos en Chile, Uruguay y Paraguay. Esta última afirmó que el Punto Final significará “una oxigenación para el fascista Stroessner” y denunció que tanto el régimen paraguayo como “el hampa y los restos del aparato represivo (argentino)” en la zona fronteriza “conspiran contra los regímenes democráticos de América del Sur”. En términos parecidos se manifestó la representante chilena quien sostuvo que la medida del gobierno argentino “no sería de ayuda en nuestra lucha contra Pinochet, ya que posteriormente tendremos que juzgar a los asesinos de nuestro pueblo” Rubén Furman Fuente La Razón-5-XII-1986

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home