tapiales

domingo, agosto 27, 2006

El Colapso de la PAX AMERICANA (2002)

El COLAPSO de la PAX AMERICANA (2002) por Eduardo R. Saguier Dado el momento traumatico y sin precedentes que padecemos como consecuencia de la desigual ofensiva de la globalizacion, de la restauracion del equilibrio del terror a escala mundial (11-IX), de la saturacion del mito progresista, liberal y democratico, del agotamiento de la Pax Americana, y de la accion catastrofica de regimenes perifericos malinchistas (Menemismo, Fujimorismo, Pinochetismo), nos abocamos en este escrito a presentar y discutir un cuerpo de ideas, teorias y autores que puedan ilustrar sobre acontecimientos historico-fundacionales que en el pasado irrumpieron en circuitos simbolicos cuya conexion quedo quebrada, que sean susceptibles de sugerir una propuesta alternativa y una resistencia activa a dicha ofensiva, y que a semejanza del film La Comuna (Paris 1871), de Peter Watkins, nos arranque del letargo y nos impulse a una nueva etapa de liberacion y justicia. Mas precisamente, en oportunidad de la crisis de la deuda externa de los llamados paises en desarrollo, cuando la hegemonia del Neoliberalismo y de los espacios economicos imperiales (ALCA, Asia-Pacifico, UE) vino a sustituir al Keynesianismo, a erosionar la soberania de los estados nacionales, y a reinar unico en el altar de un planeta globalizado, nos vemos urgidos a acudir a una serie de pensamientos ecumenicos y cosmopolitas en el afan de construir un repertorio teorico y metodologico con el cual afrontar la lucha contra dichas hegemonias, y poder desatar asi una nueva era donde prevalezcan un orden mundial fundado en la justicia universal, una igualdad economica y social compleja (Walzer, Dworkin, Sen), nuevos espacios socio-economicos independientes (Mercosur) y el lanzamiento de una nueva serie de descubrimientos e innovaciones artisticas, cientificas y tecnologicas, largamente pospuestas por una suerte de devastacion intelectual de la periferia mundial. Para este proposito concientizador y movilizador es preciso tener en cuenta, que el Neoliberalismo es tanto una ideologia economica como una estrategia politica y cultural de dominio. Como ideologia, el Neoliberalismo idolatra al mercado y la ganancia y subordina a sus demandas los gobiernos, los individuos y hasta la propia naturaleza. Como estrategia, el Neoliberalismo supone procesos de desindustrializacion y de privatizaciones sobornizadoras, desregulacion del comercio exterior y apertura de los mercados internos, de eliminacion de las politicas sustitutivas de importaciones, de terrorismos monetarios, cambiarios y financieros (vaciamientos, corralitos), de desinversiones educativas y sanitarias, de multiplicacion de regimenes carcelarios, de restauracion de la esclavitud infantil (Golfo de Guinea), de golpismos vergonzantes y clandestinos (Venezuela), de encubrimientos a criminales de guerra y de lesa humanidad (Kissinger, Pinochet, Sharon), de asimetria imperial en la represion de guerras etnicas (Rwanda y Burundi vs. Balcanes), de tolerancias imperiales a irredentismos colonizadores provocados por las secuelas de repartos mundiales internacionalmente legitimados (Paz de Versailles y Conferencia de Yalta para el caso de Palestina) y de pseudo campañas anti-terroristas y guerras virtuales de baja intensidad (Guerras del Golfo y de Afghanistan). Este cuestionamiento actual y militante a un Neoliberalismo (consagrado por el Consenso de Washington y dado a conocer como el Nuevo Orden Mundial) por largo tiempo subestimado, deberia plantearnos la obligacion de asumir una conciencia ciudadana mundial, y de suscitarnos una pasion militante por la paz, la justicia y la democracia, un sentimiento tragico y dionisiaco del mundo y la existencia, una demanda incondicional de igualdad compleja (egaliberte segun Balibar), y de sociabilidad ensamblada o recombinada, que a juicio de Badiou socave la globalizacion capitalista y el orden socio-familiar nuclear --asi como el Cristianismo Paulino socavo al regimen esclavista Romano, el Islamismo Sunnita disolvio el cesaropapismo Bizantino de Oriente, y el Reformismo Luterano fragmento el simetrico despotismo catolico-papal. Mas aun, a juicio de Deleuze, Nussbaum, Zizek, Vattimo, Cacciari, Esposito, Agamben, Vitiello y Palti (inspirados en relecturas criticas de Hegel, Nietzsche, Heidegger, Blumenfeld, Wittgenstein y Lacan) este cuestionamiento deberia invitarnos a salvar la brecha constitutiva existente entre los concretos valores particulares y los acefalos valores universales, a reasumir una concepcion vitalista del mundo, a desafiar una idea lineal, funcional y causalista del tiempo (para que en su lugar se lo conciba como una continuidad discontinua), y a formular desde el presente real una nocion de la historia y del sujeto que no nos remita a un preterito fosilizado y embalsamado, sino a aquello superviviente e inconcluso del pasado y de la conciencia individual y colectiva que aun puede y debe devenir u ocurrir, o en otras palabras, a aquella historia postergada que aun no ha tenido lugar (Masmela). Asimismo, este cuestionamiento deberia incitarnos a combatir la violencia de los estereotipos y fundamentalismos racistas, sexistas, linguisticos y religiosos, generados por la tolerancia multiculturalista liberal, y la violencia obscena del imperialismo norteamericano (quien se niega a ratificar el Protocolo de Kyoto y a considerar la instauracion de un Tribunal Penal Internacional), y del globalismo mercado-centrista, que fomenta los lavaderos y paraisos gangsteriles donde prevalecen los capitales especulativos y mafiosos, el exodo o drenaje permanente de los recursos humanos mejor calificados, la reduccion de las lenguas perifericas a meros dialectos, y la sumision alienante y totalitaria al rating, la desinteractividad y la desinformacion de los medios masivos, que violentan el espiritu critico individual y colectivo, desnaturalizan las identidades nacionales y boicotean una conciencia ciudadana mundial. Mas aun, estos cuestionamientos nos deberian sugerir lo que Rafkin denomina la Era del Acceso electronico, o McGaughey la era de la civilizacion computacional, o el futurologo Toffler la Tercera Ola de la revolucion informatica, de la industria del conocimiento, y de una Nueva Civilizacion, y lo que Bruce Mazlish consagra como la Cuarta Discontinuidad, constitutiva de la dependencia del hombre a la maquina artificial, y a un conocimiento basado en una nueva confrontacion de multiples logicas fundantes, que a semejanza de la revolucion neolitica (Cauvin) y de la revolucion urbana y alfabetica (Ong), supongan una reestructuracion de la mentalidad humana, expresada en terminos de nuevas ideas y nuevas representaciones simbolicas. Sin subestimar la tremenda devastacion economica y financiera gestada durante el Neoliberalismo Menemista, que agobia a la economia nacional, entendemos que esta coyuntura critica que viene soportando nuestra poblacion, sus instituciones y sus cuadros politicos y academicos, se enmarca en una crisis aun mas englobadora y omnicomprensiva consistente en una deslegitimacion politica y cultural y en un grotesco proceso de devastacion de naturaleza intelectual y moral, como consecuencia de haberse convertido nuestro pais en uno de los eslabones mas debiles y corrompidos de la cadena globalizadora. En ese sentido entendemos que es preciso, previo a cualquier diagnostico y/o proyecto especifico de ocupacion de espacios de poder o de ampliacion de coaliciones parlamentarias, recuperar la conciencia revolucionaria que fue expropiada desde dentro de sus filas por regimenes oligarquicos, practicando una deconstruccion retroactiva del contexto historico-mundial y nacional a partir del cual se fueron gestando las sucesivas crisis historicas y nuestra propia crisis actual. Es la percepcion de la vulnerabilidad existencial y catastrofica que sufrimos, la que nos permitira redimir nuestro pasado autoritario y genocida y restituir a sus victimas y descendientes la dignidad confiscada; desmontar la desnaturalizacion de la politica, devenida en una repeticion nostalgica de mitos largamente sepultados, en una acepcion perversa del poder, en un reciclaje de desgastados oportunismos politicos (e.g.: Teorema de Baglini), y en un necesario duelo, que resignifique o reelabore la estructura del tiempo y la narracion del pasado, recuperando dicha conciencia revolucionaria a la que nuestro estado y sus instituciones deben su origen y existencia como nacion independiente (Revoluciones de Mayo y del 90), y puedan asi proyectar un futuro consecuentemente reparador. Pero estos colapsos de los regimenes politicos, culturales, sociales y economicos, en la historia de la humanidad y de la propia historia Argentina (golpes militares del 30, 43, 55, 62, 66, 76), como ejemplificacion de acontecimientos fundacionales o constituyentes, estuvieron siempre precedidas por luchas teoricas libradas entre aquellos intelectuales organicos y tradicionales que fueron respectivamente la vanguardia y la retaguardia de sucesivos episodios criticos, sin las cuales ninguna transformacion pudo llegar a tener éxito perdurable alguno. Estos sintomas o acontecimientos fundacionales, como eternos retornos de lo traumaticamente reprimido, que afloran o irrumpen enigmaticamente, corresponden a la estructura de la excepcion Schmittiana, es decir a las suspensiones espacio-temporales que se expresan como formas constitutivas del derecho y como secuelas del pasado colmadas de residuos (vestigios y supervivencias), que preceden cronologicamente a lo inconcluso, cifrado y enmascarado de sus causas y origenes, y que actuan como evocadores de traumaticas frustraciones que reiterada y coercitivamente habrian sido sumergidas en el olvido. Pero estos sintomas traumaticos que irrumpen en la historia como enigmas, no transcurren sin su correspondiente transferencia, sin que cierto analista o interprete, perteneciente a una necesaria e irrenunciable vanguardia, resucite algun dia en las victimas del trauma la palabra o la expresion capaz de esclarecerlos, es decir de decodificarlos, dialogarlos e incitarlos a verbalizar y argumentar el significado de los funestos sintomas que padecen. Esta resurreccion o deconstruccion es preciso remontarla a mediados y fines del siglo XX, cuando en los paises perifericos colapsaron los regimenes clientelisticos, carismaticos y populistas asi como los Estados Providenciales o de Bienestar (Radicalismo, Kemalismo, Varguismo, Nasserismo, Peronismo), y fue preciso recuperar los procesos democraticos reiteradamente abortados y traicionados; cuando el descubrimiento de la fision nuclear desato una de las tragedias mas catastroficas de la humanidad (Hiroshima); cuando se combatio al colonialismo y al eje nazi-fascista; cuando la caida del Muro de Berlin y las denominadas Glasnost y Perestroika develaron la naturaleza burocratica y totalitaria del Socialismo Real (Gulag, Cheka); y cuando Gorbachov, Shevarnadze y los Foros Disidentes acudieron a un ideario revisionista y cosmopolita (Pasternak, Prokofiev, Shostakovich, Solzhenitsyn, Sakharov) para revertir la hegemonia de la nomenklatura, de la censura ideologica, de la represion religiosa, de los desastres ecologicos (Chernobyl), de las camarillas ideologico-cientificistas, de la supuesta inevitabilidad de leyes y etapas historicas, y de la imposicion del pensamiento planificador, productivista y dirigista de los capitalismos de estado. Estos cuestionamientos fueron los que habian logrado imponer en el mundo contradictorias estrategias politicas, primero una estrategia politica de ofensiva revolucionaria contra el denominado social-fascismo (partidos social-democratas), proclamado en el VI Congreso del Comintern (1928); luego de Frente Popular o alianza con la burguesia anti-fascista, formulado en el VII Congreso del Comintern (1935); mas luego de un equilibrio del terror, manifestado en la larga Guerra Fria o coexistencia pacifica, que infligio al mundo una bipolaridad que condeno a Europa a la condicion de provincia de dos imperios; y finalmente de sumision a la hegemonia unipolar o global del imperialismo multinacional, hegemonizado por un pensamiento Neoliberal (Hayek, Popper, Friedman, Huntington, Fukuyama), conocido tambien como Monetarismo, Thatcherismo, Reaganomics o economia de la oferta. Para comprender la tragedia globalizadora que hoy sufrimos tambien es preciso retrotraer este proceso deconstructivo a la era Victoriana y decimononica y a la Santa Alianza, a la profunda decepcion generada por el agotamiento de la Pax Britannica, cuando irrumpieron nuevos y salvajes metodos industriales (Taylorismo, Fordismo), y mortiferas estrategias militares (guerra de trincheras y blitzkriegs); cuando se afirmo el culto a lo apolineo y narcisista; cuando se evidenciaron los intervencionismos imperialistas Franceses y Norteamericanos en Mexico, Argelia, Centroamerica y el Caribe; cuando las metropolis Europeas se repartieron el Africa, el Medio Oriente y el Sudeste Asiatico; cuando los regimenes fraudulentos y oligarquicos socavaron la civilidad democratica Sudamericana dando origen a historicos movimientos populares (Yrigoyenismo, APRISMO); y cuando se puso en tela de juicio los determinismos biologicos (Darwin), demograficos (Malthus), geograficos (Ratzel), etnicos (Gobineau), psicologicos (Pavlov), tecnologicos (Veblen), y socio-politicos (Pareto). Para esta deconstruccion historica tambien debemos remontarnos a la Revolucion Rusa, que hizo patente la crueldad del despotismo zarista, la guerra inter-imperialista y el liberalismo colonialista; develando el cinismo del social-Darwinismo, y el fetichismo de la mercancia capitalista; y concitando a los Bolcheviques (Lenin y Trotzky), los Mencheviques, y los Soviets a acudir al pensamiento dialectico y materialista (Marx, Engels, Bernstein, Kautsky, Plekhanov) para poder revertir el proceso fragmentador del conocimiento cientifico, la identificacion de la verdad con el metodo positivista, y la hegemonia absoluta y eterna del ideario liberal-Kantiano (Smith, Bentham, Mill, Ricardo, Comte). Estos cuestionamientos fueron los que permitieron lanzar un proceso revolucionario que quebro con una nocion lineal y evolucionista de la historia; y que instauro una serie numerosa de estados socialistas de impronta Marxista en la periferia de la economia capitalista central (Europa Oriental, China, Corea, Vietnam, Cuba, Angola, Mozambique), un fenomenal proceso descolonizador una vez consumada la Segunda Guerra Mundial; y pese al dogmatismo teorico de Lysenko y sus imitadores constituir la primer seria amenaza a la hegemonia cientifica de la denominada civilizacion occidental (Sputnik). Pero para poder entender la excepcional globalizacion que hoy nos agobia, es preciso trasladar este proceso deconstructivo aun mas atrás en el tiempo, a epocas en que nuestros estados y sus instituciones tuvieron un origen revolucionario, cuando se conmociono el mundo con el mito de una nacion de ciudadanos en armas, en las postrimerias de la Ilustracion, cuando irrumpio la Revolucion Francesa haciendo manifiesta la impostura del Antiguo Regimen, en especial de aquel Antiguo Regimen donde hegemonizaban los monarcas de la Contrareforma religiosa (Portugal, España, Francia, Austria, Baviera, Estados Pontificios), y cuando protagonistas como Napoleon, sus seguidores latinoamericanos (Bolivar, San Martin) y el denominado Tercer Estado (plebe o pueblo llano) acudian al pensamiento Iluminista (Voltaire, Rousseau, Montesquieu y la Enciclopedia) para revertir el ideario corporativo, monopolico, barroco y estamental de la nobleza y del clero. Estos cuestionamientos permitieron inaugurar un proceso revolucionario burgues que afirmo una soberania de estados-naciones de impronta republicana, un proceso revolucionario abolicionista, un fenomeno industrial a escala continental europea, una sociabilidad de cuño romantico y anti-patriarcal, un cuerpo de conocimientos secularizados, una concepcion laicizada del tiempo y del espacio, una estructura librecambista a escala imperial, un arte emancipatorio estrechamente ligado a los procesos de unidad nacional (operisticas italiana y alemana, y novelistica rusa), y un despliegue sin precedentes de descubrimientos cientificos y tecnologicos de naturaleza mecanica, que alimentaron un expansionismo colonizador de alcance planetario (Africa, Asia, Medio Oriente). Finalmente, retrocediendo en nuestro proceso deconstructivo a los mismos inicios de la modernidad (Renacimiento), tanto en Europa como en America y el Medio Oriente, en medio del descubrimiento de la polvora, las guerras de religion y el desplomar de los castillos medievales, se originaron muchas de las luces y las sombras que actualmente sobrellevamos, cuando Constantinopla cayo en manos del Imperio Otomano, moros y judios fueron expulsados de España, y nuestro continente fue genocidamente conquistado por la colonizacion Iberica; cuando irrumpieron las Revoluciones Holandesa e Inglesa (Cromwell) sumiendo en una crisis sin equivalentes a la hegemonia del Papado y de la dinastia imperial Habsburga; cuando Copernico y Galileo cuestionaban la centralidad de la tierra en el cosmos, y cuando Erasmo, Spinoza, Leonardo, el Bosco, Shakespeare y Cervantes acudian a una concepcion liberadora del tiempo, y al pensamiento estoico y esceptico de la antigüedad pre-Socratica y clasica (Seneca, Ciceron), para asi revertir los galimatias de la escolastica medieval, las concepciones circulares o ciclico-cosmicas, las nociones sacro-lineales y agustinianas del tiempo (rectilineo e irreversible), las prosapias dinasticas de los señorios feudales, y los convencionalismos ascensionales y cortesanos del arte gotico y del canto gregoriano. Estos cuestionamientos fueron los que facultaron el estreno de regimenes religiosos y eclesiasticos reformistas que revolucionaron el ideario humanista, la relacion mente-cuerpo, y las conductas sexuales; y limitaron la hegemonia politica del Papado y la Inquisicion; los que dieron lugar a la instalacion de regimenes politicos absolutistas que desplazaron de la hegemonia mundial al regimen feudal del Sacro Imperio Romano-Germanico; y los que permitieron inaugurar la lucha por el Derecho de Gentes reconociendo la igualdad del genero humano (Grocio y Las Casas vs. Sepulveda), emprender la campaña contra el trafico esclavista que los regimenes comerciales mercantilistas habian extendido al nuevo espacio atlantico colonizado, e iniciar a una serie interminable de descubrimientos geograficos, astronomicos, cientificos y artisticos. Por ultimo, haber intentado deconstruir, aunque en forma superficial y sumaria, los debates historicos, politicos y filosoficos que permitieron a la humanidad y a nuestra propia sociedad avanzar desde tiempos remotos en el zigzagueante y espiralado camino del progreso y de la dignidad, debiera hoy y aquí incitarnos a una emulacion superadora para poder debatir, sin concesiones al impacientismo electoralista, al liderazgo personalista o al activismo exitista y espontaneista, los pormenores teoricos e ideologicos de esta espantosa "irritacion externa", que no nos deja conciliar el sueño --fantasmatica pesadilla Neoliberal que nos tiene acorralados como rehenes sometidos al derecho de pernada-- pero que al decir de Lacan, se trata en verdad de un nucleo traumatico real, que nos plantea como evasion existencial o punto ciego de fuga a esta misma siniestra realidad. Eduardo R. Saguier e-mail: saguiere@ssdnet.com.ar http://www2.h-net.msu.edu/announce/show.cgi?ID=130901

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home